Danza de Dragones de George R.R. Martin

Tras la pequeña decepción que supuso leer Festín de Cuervos afronté Danza de Dragones aun a sabiendas que no estaba ante la continuación del libro anterior sino que ambos describían tiempos paralelos en el mundo fantástico de George R.R. Martin de Canción de hielo y fuego, he de admitir que pese a mis reticencias iniciales Danza de Dragones es un libro mucho mejor que el precedente aun sin alcanzar la excelencia del tercero de la serie, Tormenta de espadas, por ahora no puedo decir nada de los dos primeros pues todavía no los he leído ya que llegue hasta Canción de hielo y fuego a través de la serie televisiva Juego de Tronos de la que ha comenzado hace poco la tercera temporada que se corresponde precisamente con la tercera novela de la serie, la obra maestra Tormenta de Espadas.

No deseo extenderme mucho en esta reseña de Danza de Dragones pues es la tercera novela en muy poco tiempo de esta serie fantástica y al final este blog parecerá no seguir la temática que su propio título indica, la novela histórica, aunque como ya comente en reseñas anterior el mundo imaginario de George R.R. Martin guarda muchas similitudes con la edad media en la que se ha inspirado el escritor, aunque probablemente en ella no hubiera dragones rondando por ahí ni sacerdotes rojos capaces de resucitar a los muertos.

Evidentemente la serie canción de hielo y fuego es un dechado de virtudes pero no está exenta de pequeños defectos...
quizá algunos de ellos derivados de la capacidad innata de George R.R. Martin de ir introduciendo personajes a la historia sin que esta desmerezca; el problema es cuando estos personajes tienen un papel secundario en las novelas y aportan poco o nada a la historia principal, algo que viene sucediendo de forma recurrente  en las dos últimas novelas lo que de forma inevitable reduce el protagonismo en cada nuevo libro de los personajes principales. Puestos a poner pegas, sobre todo en contraposición con Tormenta de espadas, podría decirse que la mayoría de eventos interesantes quedan para el final y que algunas de las historias de los personajes principales carecen de interés en el conjunto de la trama (al menos aparentemente) en particular la historia de Ayra, aunque seguro que muchos de los grandes seguidores de Canción de hielo y fuego no estarán de acuerdo.

Seguramente no sea la mejor de las ideas ponerse a buscar defectos a una historia tan impresionante como esta y de la que estoy disfrutado tanto, supongo que obedece a mi rencor hacia el autor derivado de la imperiosa necesidad de conocer como continua la historia algo que sin duda también desean los cientos de miles de seguidores de canción de hielo y fuego. Para aquellos a los que pueda desanimar esta reseña a leer Danza de Dragones destacaría que solo la primera mitad del libro habla de los personajes que no aparecieron en Festín de Cuervos, el resto continua la historia y precisamente esta segunda parte es la más interesante, engancha al lector a continuar una lectura a cada página que pasa, quedando finalmente un deseo absolutamente irracional de suplicar a George R.R. Martin que publique la siguiente novela cuanto antes, porque además mucho me temo que el inicio de la sexta novela de la serie, Vientos de Invierno, trastocará cualquier idea preconcebida que tengamos sobre la continuación de la historia, en definitiva, lo habitual a lo largo de esta fabulosa serie de novelas.