Los cuentos de Dunk y Egg de George R.R. Martin

Tras leer todos los libros publicados de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin, una serie que me tiene ensimismado, que mejor forma de esperar el final de esta saga que leer las tres precuelas publicadas en forma de breves relatos de unas 80 páginas y ambientadas unos 100 años antes de los eventos de la trama principal, El Caballero Errante, la Espada Leal y El Caballero Misterioso.

Dunk y Egg son los curiosos personajes de estas tres novelas...
que tendrán un protagonismo absoluto, en estos relatos no viviremos esos particulares saltos de un evento a otro cambiando de personaje como sucede en cada capítulo de Canción de Hielo y Fuego, estamos por tanto ante una historia más lineal y a priori más sencilla de leer, aunque como suele ser habitual George R.R. Martin irá añadiendo tantos protagonistas a la historia que podemos llegar a perdernos.

En esta ocasión el interés de los relatos es algo desigual aunque todos están construidos con maestría y resultan de agradable lectura. El primero de ellos, El Caballero Errante, es una verdadera obra maestra a la altura de la mejor de las novelas publicadas hasta la fecha por George R.R. Martin (Festin de Cuervos)   parece increíble que antes de leer una decena de paginas el autor logre que nos conmovamos con los personajes e involucrarnos absolutamente en una historia que dará dos o tres giros a la trama absolutamente inesperados, imprescindible. Los otros relatos, La Espada Leal y El Caballero Misterioso no alcanzan la excelencia de la primera entrega, pero resultan agradables de leer y sirven para que el escritor siga desarrollando unos personajes cuyas vivencias ya sentiremos como propias, divertidos y sugerentes.

Con estos tres relatos George R.R. Martin demuestra su maestría como escritor y una capacidad innata para construir personajes totalmente humanizados, con sus virtudes y defectos; muy recomendables para los que hayan leído la trama principal y una opción para que el escritor continúe escribiendo tras el desenlace de Canción de hielo y fuego.