Salvajes y Los Reyes de lo Cool de Don Winslow


Salvajes y los Reyes del Cool de Don Winslow, dos grandes novelas policiacas sobre el mundo del narcotráfico. Salvajes fue la primera novela creada por el autor para luego escribir Los Reyes del Cool, la precuela de esta intensa historia con personajes muy potentes y un transfondo de drogas, sexo y alcohol.

Los amistad entre los jóvenes protagonistas de la novela, Chon y Ben, solo puede entenderse por su diferencia de sus caracteres, juntos formaran una interesante sociedad de producción de marihuana de alta calidad que, como es de suponer, acabará por generarles infinidad de problemas y conflictos con cárteles y policía. La tercera en discordia es "O" (Ophelia) cuya mayor pasión es el sexo y sus dos hombres.

Huelga decir que me he enamorado de las novelas de Don Winslow, tanto por su intensidad como por su conocimiento de los entresijos del mundo del narcotráfico en general y de lo que ocurre en la frontera entre Mexico y EEUU en particular, de hecho el autor afirma en sus entrevistas que nunca se acabará con el problema de fondo de las drogas sin su legalización y tras comprender (gracias a la lectura de sus novelas) la corrupción generada por este mundo supongo que no se aleja mucho de la realidad.

A las pocas páginas de comenzar a leer Salvajes el lector enseguida comprende que hay una gran historia antes de esta novela, Los Reyes de lo Cool no es por tanto el típico aprovechamiento del éxito de un escritor o guionista, sino más bien al contrario, seguramente la precuela nace del compromiso del escritor con los lectores que tras el sorprendente final de Salvajes quieren saber más sobre como crearon Chon y Ben un "negocio" tan rentable. En este sentido Los Reyes de lo Cool ni defrauda ni está por debajo de Salvajes, de hecho resulta admirable la capacidad de Don Winslow para encajar todas las piezas de la historia sin que nada "chirríe".

Don Winslow ya es uno de mis escritores favoritos, actualmente estoy leyendo tras la pista de Buda que narra las desventuras del detective privado Neal Carey, es la quinta novela consecutiva que leo de este autor que por ahora me ha obligado a tomarme un descanso de la novela histórica gracias a la intensidad de su literatura.