Pax Romana de Yeyo Balbás


No me resulta sencillo calificar la novela Pax Romana de Yeyo Balbás pues, si bien tengo clara mi imparcialidad, al mismo tiempo albergo alguna sensación de injusticia pues la realidad es que la novela no me ha gustado excesivamente pero estoy convencido de que mis circunstancias personales y mis antecedentes como ávido lector de novela de aventuras ambientadas en la antigua Roma han podido influir en mi juicio, pero primero vayamos a la reseña de Pax Romana y al final haremos las valoraciones pertinentes.

Pax Romana es básicamente una novela de aventuras bastante centrada en la vida en las legiones aunque por momentos también nos traslada a la capital del Imperio. Si de algo estoy convencido tras leer Pax Romana es que Yeyo Balbás, que además tiene más o menos mi edad, ha sido (y probablemente todavía lo sea) un gran aficionado a las novelas sobre los legionarios Macro y Cato de Simon Scarrow de las que hemos hablado una y otra vez en este blog; de hecho puede decirse que fui en el pasado un lector compulsivo de las aventuras a lo largo y ancho del imperio Romano protagonizadas por estos entrañables personajes, digo esto porque Pax Romana en muchos momentos guarda grandes similitudes con las novelas de Scarrow y, siento decirlo, pero en mi modesta opinión si nos ceñimos a la parte que tiene de novela de aventuras Pax Romana, esta saldría perdiendo en la comparación, pues los personajes de Yeyo no tienen ni la fuerza ni la empatía con el lector de los entrañables Macro y Cato.

El punto fuerte de la novela de Yeyo Balbás (y el débil de los relatos de Simon Scarrow) es la documentación histórica y la labor de investigación, el escritor español que ha realizado un trabajo encomiable que tiene su reflejo en la novela, tanto a nivel de localizaciones de campamentos romanos como de credibilidad en temas castrenses, y aunque es evidente que las cosas probablemente no sucedieron exactamente como Yeyo Balbás nos cuenta (pues las fuentes históricas parecen ser muy escasas) estamos ante un buen acercamiento sobre las denominadas guerras cántabras en tiempos de Augusto y la resistencia de sus habitantes liderados por Coracuta.

Volviendo al sentimiento de injusticia comentado al inicio es cierto, y supongo que comprensible, que cuando has devorado infinidad de libros sobre las legiones y el autor de una nueva novela te cuenta como están divididas y organizadas las legiones acabas por albergar cierto sentimiento de hastío, pero este es mi situación y probablemente cualquier lector profano, o que no haya leído demasiado sobre el tema, encontrará interesantes estas y muchas otras apreciaciones que pueden leerse en cualquier novela de esta temática. Sin duda alguna también las circunstancias personales afectan y una novela que en un momento pueda resultarte interesante en otro puede hacerse interminable, y este ha sido el caso de mi lectura de Pax Romana pues fundamentalmente por cuestiones laborales (mi familia tiene un hotel en Ainsa y ahora tenemos mucho trabajo) he tardado más de un mes en leer la novela de Yeyo Balbás algo que dificulta seguir fielmente el hilo de la historia y disminuye de manera exponencial la probabilidad de disfrutar de la misma y de sus personajes.

En resumen, Pax Romana de Yeyo Balbás es una novela que no sorprende pero si tiene una buena documentación histórica, en ellas se nos narra sobre todo como era la vida en la legión romana con cierto aire de grandes conspiraciones (muy al estilo de Scarrow) que probablemente se resuelvan en la continuación de la historia en la, ya publicada, Pan y Circo, donde Marco el protagonista de ambas novelas deberá infiltrarse en una escuela de gladiadores por orden de Tiberio, uno de los aspirantes a suceder a Augusto como emperador romano.