Roma e Imperio de Steven Saylor: La antigua Roma y la Roma de los emperadores


Desconozco porqué no publique en su momento la reseña de Roma "la novela de la antigua Roma" así que aprovecharé la lectura de Imperio "la novela de la Roma de los emperadores" para comentar ambas novelas de Steven Saylor que supongo que tendrán una tercera donde podrá leerse sobre el declive de Roma tras llegar a su punto más álgido al finalizar Imperio, la segunda novela de lo que doy por hecho será una trilogía.

Tengo sentimientos encontrados al hablar de esta dos novelas, la erudición y conocimiento del autor hacen que en todo momento estén salpicadas de momentos brillantes, anécdotas sorprendentes y aparentemente verídicas, o al menos recogidas por los historiadores de la época; al mismo tiempo hay largos pasajes que se hacen tediosos y carecen de un interés real para el lector, sin olvidar que la propia concepción de estas dos novelas, la primera tratando de contarnos en menos de 700 paginas 1.000 años de historia de Roma y la segunda que condensa en una sola novela el periodo comprendido entre el primer emperador Augusto y Adriano, es decir entre los años 14 y 141 d.C., hace que el escritor no pueda llegar al detalle pareciendo...
en ciertos pasajes que ambas novelas corren una carrera de relevos tratando de llegar al final, pasando por alto cientos de acontecimientos decisivos en la historia del Imperio Romano.
Supongo que es de justicia tratar ambas reseñas por separado para que los lectores sepan a qué atenerse, comenzaremos por Roma, en esta novela sobre la antigua Roma Steven Saylor nos cuenta la historia desde su origen cuando solo era un poblado a través de leyendas, mitos y fabulas; recreando un periodo sobre el que poco mas puede hacerse que fabular, gustará a aquellos que quieran saber sobre estas tradiciones que difícilmente se ajustarán demasiado a la realidad pero en las que los romanos probablemente creían mas de lo que podamos pensar desde nuestra perspectiva. A medida que Steven Saylor va encontrando más datos de los historiadores de la época va acercando la novela a la realidad, en mi opinión la trama discurre demasiado rápido en los puntos más interesantes de la historia.
Tanto Roma como Imperio tienen en común los protagonistas, estirpe de protagonistas para ser precisos, la familia Pinario uno de cuyos miembros aparece en el listado de Cónsules, que formaran parte integrante de la historia de Roma al estar siempre (en la novela) relacionados con los personajes mas importantes, en la segunda entrega siempre estarán muy cerca de los emperadores.
Aunque pudiera parecer más sencillo escribir sobre 137 años que sobre 1.000, es en Imperio donde más se notan las carencias de querer abarcar un periodo tan extenso en una sola novela; para un lector compulsivo como este humilde bloguero de cualquier novela con un mínimo de interés sobre el Imperio Romano, se me han quedado cortos muchos de los relatos sobre el legado y vida de los emperadores más conocidos, sin ir más lejos para aquellos que hayan leído la obra maestra de Santiago Posteguillo Los Asesinos del emperador encontrarán las pocas decenas de páginas de Steven Saylor sobre el tema escuetas y repetitivas, sin aportar nada nuevo, no es además el único ejemplo que puede aportarse, el escritor tambien parece realizar un resumen apresurado de otra obra maestra de la literatura como Yo Claudio de Robert Graves, no estamos hablando ni de plagio ni de nada censurable, simplemente las fuentes donde beben los autores son las mismas y al condensar tanto no entrando en detalles el resultado es el que es.
Tras leer lo escrito me queda cierto regusto amargo de haber sido algo injusto con las novelas Roma e Imperio de Steven Saylor, más que nunca estas reseñas son una opinión muy personal de alguien que ha leído probablemente demasiado sobre el Imperio Romano, aquel lector que lea estas novelas sin haber profundizado en el pasado en demasía sobre la historia de Roma las encontrará mucho mas instructivas, sorprendentes y entretenidas; sin duda es motivo de alabanza que el escritor se ajuste, en la medida en que la novela lo permite, a la historia, enlazando uno tras otro pasajes recogidos en las crónicas de la época.
Un último apunte sobre Imperio, me ha resultado mucho más atractiva la historia sobre Trajano y Adriano que el resto, probablemente porque me era más desconocida en los términos en que es tratada por el escritor.

Supongo que no estamos ante dos novelas que puedan recomendarse sin saber el perfil del lector, Roma e Imperio gustaran más al lector profano que no haya leído demasiado sobre la historia del Imperio Romana que a aquellos que ya hayan devorado novelas tales como las citadas o por ejemplo la serie de Colleen McCullough sobre la caída de la República. Es evidente que Steven Saylor tiene conocimientos suficientes y capacidad sobrada para plasmarlos en papel, probablemente haya errado en el enfoque de la historia, una obra narrativa del estilo de La gran aventura de los griegos de Javier Negrete hubiera estado más acorde con la temática propuesta.

Títulos: Roma "la novela de la antigua Roma" e Imperio "la novela de la Roma de los emperadores."
Autor: Steven Saylor.
Editorial: La esfera de los libros.
Valoración: *** (Bueno)
Leerlo si os gusto: Cesares de José Manuel Roldan.