La caída de los Gigantes de Ken Follet


La caída de los Gigantes de Ken Follet es una novela histórica que nos sitúa en la segunda década del siglo XX, en uno de los periodos más tristes de la historia de la humanidad, la primera guerra mundial.

He de comenzar esta reseña señalando que considero que La caída de los Gigantes es una gran novela; probablemente los puristas de la novela histórica puedan encontrar que esta afirmación es una aberración, pero lo cierto es que es diferente escribir un tratado de historia o una novela histórica, la segunda opción da una libertad muy grande al escritor para que se sirva de la historia para construir su propia historia valga la redundancia y lo cierto es



...que eso Ken Follet sabe hacerlo muy bien.

La caída de los Gigantes forma parte de una trilogía que Ken Follet ha bautizado como The Century, en ella va a repetir la fórmula de su éxito, que convertirá con toda la probabilidad a todas las novelas de la serie en superventas, tres generaciones para 3 novelas donde se enlazan la historia de abuelos, padres e hijos para narrarnos en tercera persona las vicisitudes de las dos grandes guerras del siglo XX y de la que podía haber sido, la guerra fría.

La grandeza de la novela La caída de los Gigantes estriba en la capacidad del escritor de situarnos en todos los lugares y países de la primera guerra mundial, a través de un extenso elenco de personajes principales ficticios y de unos cuantos personajes reales que adoptan un papel secundario, pero no desdeñable, Ken Follet consigue mostrarnos lo difícil que resultaba sobrevivir durante la primera guerra mundial tanto en el frente como en los distintos paéses que participaron en el conflicto bélico, debido al hambre y los conflictos internos. El escritor nos trasladará a la revolución rusa, a la lucha de clases y por el derecho a votar las mujeres en Inglaterra, a la cruda vida de Alemania al final de la guerra, a la eterna Paris y como no a las principales batallas, mostrando las fortalezas y debilidades de todos y cada uno de los países en conflicto.

El principal argumento de los detractores de Ken Follet es que solamente se sirve de hechos consabidos que cualquiera puede leer en la Wikipedia para escribir sus novelas, eso es cierto, e incluso el pasaje de confraternización entre las tropas inglesas y alemanas en el frente está totalmente documentado. Mi opinión es que la novela histórica consiste en acercar la historia al lector, conseguir dar a conocer la Gran Guerra a millones de lectores a través de una novela fácil de leer es la mejor forma de popularizar el género.

Tras tanta flor para la Caída de los Gigantes vienen los palos, Ken Follet no innova nada en su novela simplemente utiliza la formula de su éxito que ya aplico en Los Pilares de la Tierra y en su continuación, y que repitió con un autoplagio lamentable en Un lugar llamado libertad. Lo cierto es que esa forma de escribir funciona, gusta a los lectores y sirve a su propósito pero también demuestra que lo que principalmente busca Ken Follet es vender el mayor número de libros posibles, no arriesga nada. Hay personajes, pocos, que parecen interesantes al principio de la historia pero que se desvanecen con el paso de las paginas, no solo pasan a ser irrelevantes para la historia sino que tampoco muestran ni un ápice del carácter del inicio de la novela (la princesa Bea es el mejor ejemplo.) Por último, pero no menos importante, el final de esta primera entrega te deja un regusto a pastelazo que atufa, aparentemente Ken Follet solamente busca que acabe todo bien para que todo el mundo se lance a comprar la segunda parte las próximas navidades.

Los defectos de la novela señalados en el párrafo anterior, algunos graves, hacen que no me incline por calificar de obra maestra La caída de los Gigantes, pero que nadie se lleve a engaño, la obra de Ken Follet es una gran novela, absolutamente recomendable si estamos interesados en la historia del Siglo XX.

Titulo: La caída de los Gigantes.
Trilogía: The Century.
Autor: Ken Follet.
Valoración: **** (Muy bueno)
Leerla si os gusto: Los Generales y Napoleon en Chamartín.

Hotel Ainsa Huesca, Pirineo Aragonés