Águilas y Cuervos de Pauline Gedge


Águilas y Cuervos de Pauline Gedge es una obra maestra con todas las de la ley, en algunos aspectos una de las novelas más brillantes que recuerdo haber leído en años, una historia narrada sin prisa a lo largo de 900 páginas sin desperdicio sobre "el otro" punto de vista del Imperio Romano, el del sufrimiento del pueblo conquistado. Para los romanos los Britanos fueron simplemente un pueblo bárbaro más romanizado y una provincia anexionada a la que sangrar con impuestos, pero las tribus que habitaban la isla sufrieron una catarsis en su vida, los conquistadores destruyeron su cultura, les robaron la independencia y coartaron su libertad.

Cuando has leído un sinfín de libros sobre el Imperio Romano y sus conquistas supongo que llegas a perder la perspectiva, uno de los aspectos más destacables de Águilas y Cuervos es la capacidad de Pauline Gedge de ponerse en la piel de las tribus Britanas cuando los romanos decidieron "simplemente" conquistar su territorio. El sufrimiento, dolor y las perdidas humanas no fue lo más grave y si la perdida de la libertad entendida como algo más amplio, el Imperio Romano pisoteó la forma de vida de todo un pueblo.

Águilas y Cuervos nos sitúa en Britania en los tiempos en que Claudio y posteriormente Nerón gobernaban el Imperio Romano, Caradoc (el personaje histórico es conocido como Carataco) es junto a Togodumno uno de los hijos de Cunobelin señor del pueblo Catuvelano uno de los más romanizados cuando la influencia del Imperio en Britania estaba en su punto más bajo, el comercio sin guarniciones y sin poder militar real dejaba manga ancha para que cada tribu gozara de autonomía, las intenciones de Claudio de anexionarse de forma real la isla lo cambiarán todo.

La novela de Pauline Gedge nos irá narrando la vida de Caradoc desde su adolescencia hasta erigirse en Arvirago de los pueblos britanos que encabezaron la lucha, con continuas reminiscencias a lo logrado en la Galia por Vercingetorix y con no muy diferente resultado; la intermitente resistencia de los pueblos del Oeste mientras otras tribus son romanizadas, los enfrentamientos internos, las batallas contra las legiones, la influencia de los druidas y la forma de vida de cada una de las tribus suponen solo una parte del contenido de un libro que en algunos momentos parece únicamente centrado en Caradoc pero que es capaz de reinventarse una y otra vez con el transcurso de la historia.

Los personajes, tan carismáticos como imperfectos, sin grandes héroes ni malvados villanos, Águilas y Cuervos destila en todas sus páginas el aroma de la realidad de las grandes historias, describiendo una civilización menos avanzada y absolutamente diferente, un pueblo guerrero que estaba en absoluta inferioridad con respecto a la máquina de guerra más avanzada de la época.

Supongo que Águilas y Cuervos está descatalogada en las librerias, fue escrita por Pauline Gedge en 1978 y que sepa no se ha reeditado en los últimos años, en cualquier caso es muy sencillo encontrar esta novela en ebook. Para que nadie se lleve a engaño indicar que esta novela es diferente de muchas que se escriben en la actualidad buscando atrapar al lector desde la primera página y dejarle con la miel en los labios tras cada capitulo, Pauline Gedge escribe una historia narrada con paciencia y que te absorbe poco a poco, dando inesperadamente algunos golpes de efecto que la convierten en una referencia en el genero de la novela historia. Imprescindible.