La Legión de Simon Scarrow

La Legión de Simon Scarrow es la décima entrega de la larguísima serie de novelas sobre los legionarios romanos Macro y Cato de este popular escritor, del que ya hemos hablado en varias ocasiones en NovelaHistorica.net, estamos ante una de esas series donde prima la acción sobre la historia un hecho que se ha agudizado con las últimas entregas.

Las primeras novelas de las aventuras de Macro y Cato que leí ya hace años no solamente tenían la virtud de entretener al lector sino que también lograban sorprenderlo e incluso hacerle sentir en cierto modo las desdichas que tenían que sufrir los protagonistas, pero tras tantas entregas las historias se han hecho totalmente previsibles, los chascarrillos se vienen repitiendo una y otra vez, la narración de las batallas y escaramuzas ya no sorprende y las aventuras han perdido fuerza y capacidad de sorprender al lector, en gran medida porque el escritor se ha dedicado a explotar una y otra vez lo mismo sin molestarse siquiera en introducir algún nuevo personaje a sus novelas...
que a día de hoy adolecen de falta de frescura; explotar una y otra vez lo mismo acaba por aburrir e incluso para aquellos que hemos leído las 10 entregas lo que trata de ser una sorpresa acaba por ser algo totalmente predecible (a continuación spoiler) porque si solo desarrollas 5 personajes, 2 son los protagonistas y 1 el malo, es evidente que el espía es el contrario del que el autor quiere hacernos creer.

Pese a lo dicho seguramente lea también Pretoriano, la siguiente novela ya editada de la serie, pues tras tantos años acompañando a Macro y Cato a lo largo y ancho del Imperio Romano estaría feo que los abandonara ahora, pero me da pena que el autor haya dejado que la serie se estanque y que no sea capaz de avanzar, no es suficiente con cambiar simplemente de provincia del Imperio donde tienen lugar los acontecimientos de una novela a otra y contar una "aventurilla" por allí (en esta ocasión ha tocado Egipto) y desde luego le iría bien a las novelas aunque fuera una pizca mas de historia para hacer mas creíbles las situaciones, evidentemente eso no pasa por meter con calzador en la novela el recuerdo de la estrategia de Aníbal en la batalla de Cannas.

En realidad he leído muchas novelas peores que esta, de hecho muchas de ellas no he llegado a acabarlas, así que seguro que si al igual que yo en vuestra juventud leísteis los tebeos de Jabato o el Capitán Trueno las historietas de Macro y Cato os encantarán; han perdido cierta capacidad de sorpresa pero igualmente logran entretener a aquel lector que solo desea pasar un rato ameno, evadirse durante algunas horas o iniciarse en la novela histórica con algo más que lectura juvenil. La Legión resulta ideal para leer en el metro o el autobús pues resulta casi imposible perder el hilo. Lo mejor la conversación final con Narciso, el liberto de confianza del emperador Cla... Cla... Clau…dio.