Liberator y La Batalla del destino de Artur Balder - Serie Teoteburgo


La serie de Teoteburgo de Artur Balder es una de las mayores decepciones literarias que me ha tocado sufrir en mucho tiempo. El problema es que tenía tantas ganas de conocer más sobre la invasión romana de Germania, que he estado alargando la agonía literaría por llegar al punto de la historia donde el autor ¡por fin! se decide a hablarnos de la Batalla de Teoteburgo. Si se hubiera tratado de cualquier temática donde hubiera habido alternativas dentro de la novela histórica, en la segunda novela (como muy tarde) hubiera abandonado la lectura de esta serie.

Ya os hable de la primera novela de la saga, El último Querusco, la segunda entrega, Liberator, nos presenta al protagonista Arminius que se alista en las legiones romanas para conseguir casarse con su amada Tusnelda, tras fugarse de las legiones vive algunas aventuras con escasa credibilidad histórica, la rapta y se casa con ella pasando por el foro romano donde lucha contra un oso. (Me debéis 20 euros de la segunda novela, con lo que os he contado os sobra para seguir el hilo de la historia y además os ahorráis el suplicio de leerla).
La batalla del destino comienza mucho mejor, con Arminus como gran lider Germano preparando la emboscada de Teoteburgo. La primera parte de esta novela se deja leer e incluso resulta amena a ratos, hasta que Artur Balder decide volver a las andadas con largos pasajes, en algunos casos 3 o 4 capítulos enteros, donde no ocurre nada destacable, nada que ayude a entender mínimamente las vicisitudes propias de un pueblo muy diferente al romano.
Seguramente si Artur Balder hubiera decidido escribir un libro en lugar de 4, condensado la historia y eliminado la abundante paja que destila su estilo literario, tendríamos una buena novela sobre una temática interesante que podríamos recomendar a cualquier lector interesado en la novela histórica sobre la época de Augusto. Lamentándolo mi conclusión es que las piezas no encajan en la historia, personajes como la bella Tusnelda, el centro de atención de la segunda novela, se pierden en la trama durante tanto tiempo que llegas a olvidarte de ella. Gran parte de la huida de Arminius en la segunda novela resulta poco creíble, y pensar que el lider germano entró en las legiones por amor, supone una visión romántica que no parece encajar con la realidad de la época.